Una duda implacable y una justificación perfecta.

Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y trayendo cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo.

2 Corintios 10:4-5

(Si deseas ir al indice, pica aqui)

¿Qué evidencias tienes para creer en Dios? ¿Tienes alguna razón o argumento para tener fe en Dios? ¡Por favor! ¡Cuando la fe aparece la razón se suprime! Haber ¿Por qué no crees en el hada de los dientes? ¿Por qué no crees en el unicornio rosa invisible? ¿Qué te impide creer que hay un dragón indetectable justo detrás de ti? Por las mismas razones por las que tú no crees en los 3 anteriores, no deberías creer en Dios. ¿Cómo puedes creer en algo si no hay evidencia para ello? Es auto-engañarse. ¿Qué lo sientes? ¿Qué has tenido experiencias? ¿Qué crees tener razones “lógicas” al respecto? Todas esas son ilusiones, prejuicios cognitivos  causados por haberte criado en una sociedad creyente. Seguro que si hubieras nacido en Irak, serias musulmán y morirías por Ala o si hubieras nacido en China, serias budista y quizá hasta monje.

Para mis hermanos creyentes: ¿Cuántas veces han leído o escuchado frases y preguntas como las anteriores? Me imagino que muchas veces. Los no creyentes tienden a bombardearnos con las mismas palabras, ridiculizándonos por tener fe, llamándonos muchas veces irracionales, fanáticos, retrogradas…incluso terroristas intelectuales. Pues bien hermanos, de un tiempo para acá he pensado que alguien tiene que decir que el emperador no trae ropa puesta. Alguien tiene que dar una respuesta a los no-creyentes con respecto a sus alegatos hacia nuestra fe.

A pesar de lo que pudieran estar pensando, la duda de la que habla el titulo, no es la presentada en el primer párrafo, esa más bien me parece una duda infantil, una rabieta de niño chico, nada más. No, la duda es la que nosotros propondremos a los no-creyentes cuando ellos salgan con sus pataletas hacia nuestra fe.

Primero, hay dos puntos que generalmente los no-creyentes nos presentan para justificar toda la diatriba que realizaran sobre la fe. Estos son:

1)      No se debe creer en algo para lo que no hay evidencia.

2)      La fe es un peligro para la razón y no es suficiente tenerla para clamar la certeza en algo.

Bien, tomando esto en cuenta, iniciemos nuestro argumento contra los dos puntos anteriores.

Primero, podemos preguntar ¿Qué evidencia hay para creer que no debemos creer en algo para lo que no hay evidencia? Esto por si mismo refuta tal pretensión, pues revienta este supuesto por dentro. Pero también, podemos señalar que los seres humanos mantenemos muchísimas creencias para las que no tenemos evidencia. Por ejemplo ¿Qué evidencia tenemos generalmente de que la mujer a la que llamamos madre, es en realidad nuestra madre biológica? ¿Y nuestro padre? ¿Qué tal nuestros hermanos, tíos, abuelos, primos, etc.? Por el otro lado ¿Qué evidencia tengo de que TODAS las personas a mi alrededor son humanos reales y no “androides” por ejemplo? ¿Qué evidencia tengo de que no estoy soñando en este mismo momento? No tenemos evidencia para estas y muchas cosas más y aun así, sostenemos creencias al respecto y seguimos con nuestra vida.

Ahora, con lo anterior será más que suficiente para convencer a una persona sensata de que esos dos puntos anteriores son falsos, sin embargo, nos toparemos con personas más duras que trataran de esquivar tales razones y seguirán insistiendo con esos dos puntos a fin de criticar nuestra fe. Para ellos, tenemos un contra-argumento más robusto, una versión en esteroides de lo que acabamos de plantear en el párrafo anterior.

Esta es: ¿Qué evidencia tenemos para aceptar que nuestras capacidades cognitivas y nuestros cinco sentidos, están funcionando bien y no están siendo manipulados de alguna forma? Piensen al respecto. Todas nuestras experiencias, desde que nacemos, hasta que muramos, son asimiladas y aprendidas por nuestros cinco sentido y nuestro sistema cognitivo. Vivimos el día a día confiando en tales capacidades, utilizándolas para trabajar, para divertirnos, para resolver problemas, para comunicarnos, para entablar relaciones interpersonales, etc. Pero, buscando congruencia con el punto 1 (No se debe creer en algo para lo que no hay evidencia), debemos preguntar ¿Qué evidencia hay, de que nuestro sistema cognitivo y nuestros cinco sentidos funcionan bien y no están siendo manipulados de alguna forma? Aquí va la respuesta: NO HAY NINGUNA EVIDENCIA.

Las capacidades cognitivas y los cinco sentidos son tomados como confiables y como libres de manipulación, por pura fe. Es decir, los no-creyentes aceptan que sus capacidades cognitivas y sus sentidos funcionan por FE, sin evidencia ni razones suficientes. Pero esto no acaba aquí:

Nuestros sentidos y nuestro sistema cognitivo son los responsables de percibir y procesar toda la información de nuestro entorno. Todo lo que sabemos, ABSOLUTAMENTE TODO, pasa por el filtro de nuestra cognición y nuestros sentidos. Por tanto, si confiamos por FE, que nuestro sistema cognitivo y nuestros cinco sentidos funcionan bien y no están siendo manipulados, entonces, TAMBIEN POR FE, aceptamos que TODAS, ABSOLUTAMENTE TODAS, las experiencias que hemos vivido, son reales y no el producto de una fantasía.

Para quien se pregunte ¿Pero cómo podrían mis capacidades cognitivas y mis sentidos estar fallando o ser manipulados? Le responderemos lo siguiente. Gracias a los avances en ciencia, sabemos que el cerebro puede engañarnos totalmente y hacernos creer cosas que no son. Por ejemplo, hay gente que pierde una extremidad (brazo, pierna, etc.) y a pesar de que esa parte de su cuerpo ya no está allí, ellos la siguen sintiendo, esto se debe a que no sentimos EN el cuerpo, sino en el cerebro. Es el cerebro el que recibe las señales sensitivas y el que procesa la información para después decidir qué hacer y es el cerebro el que nos indica que lo que sentimos “es en” el brazo. También tenemos los ejemplos de los pacientes con trastornos psiquiátricos agudos, que pueden vivir totalmente en un mundo de fantasía, viendo cosas que no están en la realidad, como cámaras, personas, edificios, autos, etc.

Tomando lo anterior en cuenta, podemos saber que nuestro cerebro podría estar siendo manipulado o podría estar fallando por sí mismo, al grado en que NADA de lo que hemos vivido y experimentado, sea real. Un ejemplo grafico seria la película Matrix, donde los seres humanos estaban conectados a maquinas y estas maquinas manipulaban los cerebros de las personas para hacerles creer que vivían cosas que no vivían.  También podría ser que nosotros solo seamos cerebros en un cubo lleno de nutrientes químicos y aparatos conectados y que desde allí, se nos haga creer que vivimos cosas que en verdad no vivimos. De igual forma, podría ser que estemos soñando profundamente y todo lo que hemos creído vivir, en realidad no lo hemos vivido. ¿Y qué tal estar en coma? Podríamos estarlo e imaginar miles de momentos y experiencias que en verdad no estamos viviendo.

¿Notan ahora el alcance de esta duda? Lo cubre TODO. Los sentidos y la cognición y por tanto, TODAS nuestras experiencias y conocimientos. Ahora ¿Qué evidencia nos darán los no-creyentes en esta situación de total incertidumbre?

Pasemos a ver algunos argumentos posibles:

1)      Claro que puedo justificar mi cognición y mis sentidos por medio de la experiencia. Por ejemplo, yo puedo predecir que al patear un balón, este saldrá despedido y chocara contra la pared que tengo frente a mí. Lo hago y sucede lo que me esperaba. Así, compruebo que mis sentidos y mi cognición funcionan bien.

Aquí es donde la duda debe volverse implacable.

¿Cómo sabe que todo lo que ha experimentado es real? Si estamos diciendo que los sentidos y la cognición pueden estar siendo engañados, entonces, la experiencia de estos no son confiables.

Es ofrecer como evidencia aquello que pones en duda y por tanto, razonar en círculos (lo cual es una falacia logica).

Por ejemplo, es como decir:

Dios existe por la Biblia lo dice y lo que la Biblia dice es cierto porque Dios lo dice.

En este caso:

Mis capacidades cognitivas y mis sentidos funcionan correctamente, porque mis capacidades cognitivas y mis sentidos me indican que funcionan correctamente al experimentar y utilizar estas capacidades para evaluar la experimentación.

Esto es una falacia y no funciona. Por lo tanto, hay que presionar sin tentarse el corazón en este punto y demostrar que no es una respuesta aceptable, sino falaz.

2)      Para eso tenemos aparatos e instrumentos científicos que pueden evaluar la realidad sin caer en sesgos cognitivos ni problemas de percepción.

Esta objeción falla por un motivo que para todos debe ser evidente.

Primero: Esos aparatos e instrumentos usados en ciencias ¿Se crean solos? Obviamente no, los crean en última instancia, los seres humanos y para eso utilizamos nuestro sistema cognitivo y nuestros sentidos.

Segundo: Obviando lo primero ¿Cómo evaluamos los datos arrojados por tales aparatos e instrumentos? Con nuestro sistema cognitivo y nuestros sentidos.

Tercero: ¿Quién nos dice que realmente hemos creado algún aparato o instrumento científico cuando en realidad podría ser que solo lo hemos imaginado?

Sigamos con la siguiente.

3)      ¿Por qué debería interesarme algo como eso? Esa es una pregunta que no tiene ninguna relevancia en mi vida, así no que no veo porque deba molestarme en contestarte.

Aquí tan solo cabe señalarle a la persona que esto no se trata de sus preferencias u opiniones, sino de dar evidencia suficiente a favor del correcto funcionamiento de la cognición, los sentidos y del entorno como algo real, si no puede, entonces que deseche tal “criterio”, donde no se debe creer en algo para lo que no hay evidencia.

4)      Bien, pero todos aceptamos que es así y de allí partimos para conocer el mundo y hacer ciencia. Además, ilusión o no, fe o no, ha demostrado ser útil.

¿y? que algo sea útil no lo hace cierto. Además ¿Quién nos asegura que realmente es útil? ¿Cómo saber que esa no es otra ilusión? En teoría, podríamos no estar haciendo nada y estar acostados mientras estimulan nuestro cerebro, por tanto, no podríamos hablar de la utilidad de algo, puesto que todo sería una ilusión.

Por el otro lado, la idea de Dios también es útil para muchas personas ¿Eso lo vuelve real? Claro que no. Por tanto, la objeción falla.

5)      Me parece que es más probable que nuestra cognición y nuestros sentidos sean confiables y que el entorno sea real debido a las experiencias que hemos tenido todos y que nos han permitido sobrevivir como especie.

Primero, no es así, no aumenta para nada la probabilidad que hayamos sobrevivido como especie, ya que ¿Cómo sabemos que no somos el único o la única de la especie que queda? Segundo porque si todo es una ilusión, no podemos atribuir a nuestras experiencias ningún valor demostrativo, pues no serian realmente experiencias, sino ilusiones.

Más aun, yo argumentaría que la probabilidad de que todo sea una ilusión, es más alta que la probabilidad de que no lo sea. Existen muchos escenarios que podemos concebir en donde nuestros sentidos y nuestra cognición estarían siendo engañados para no conocer correctamente el entorno y en donde el entorno que percibiríamos, seria falso. Del otro lado, solo hay una sola posibilidad de que no sea así, es decir, de que las cosas sean tal y como creemos que son.

Sería como meter 100 bolas en una reja de lotería, 99 negras y una blanca. Después, dejar que por debajo de la reja de lotería, caiga una bola, pero, tapar con algún cubo el sitio donde caiga la bola para que no sepamos de qué color es. Sin duda alguna las 100 bolas de manera individual tienen una probabilidad de 1/100 de caer (es decir, es igual de improbable que salga cualquiera de ellas), sin embargo, estaremos de acuerdo en que es más probable en que haya caído una bola negra, que la única bola blanca. Pues así estamos aquí. Todos los escenarios que podamos pensar son igual de improbables (incluido el escenario en donde nuestra cognición y nuestros sentidos funcionan bien y en donde la realidad externa, es justo y como la percibimos), sin embargo, es más probable que sea un escenario donde estemos bajo una ilusión, a que sea el único escenario en donde no sea así.

Una vez en este punto, no debemos ceder, hay que presionar con la duda, literalmente, ser implacables con ella. Los no creyentes no tendrán de muchas, o argumentaran circularmente o intentaran evadir la pregunta. No dejen de presionar y recalquen la fe que tienen en TODO el conocimiento que han adquirido hasta el día de hoy, sin evidencias de que todo eso sea real. Recuérdenles a sus interlocutores, cuando quieran infravalorar el argumento, que:

1)      No se debe creer en algo para lo que no hay evidencia.

2)      La fe es un peligro para la razón y no es suficiente tenerla para clamar la certeza en algo.

Ahora, como pueden ver acabamos de dejar a la persona que sostenga los puntos anteriores en una posición donde debe lidiar con la fe, la incertidumbre y la incoherencia de sostener los puntos anteriores a la vez en que sostiene que su sistema cognitivo y sus sentidos son confiables y no están siendo manipulados, por no mencionar TODAS sus creencias en general.

¿Pero y nosotros? ¿No estamos en las mismas? Para nada. De hecho, la segunda parte seria levantar una justificación para el teísmo. Podríamos resumir esta así:

1)      Aun si no tenemos evidencia para confiar en nuestras capacidades cognitivas y en nuestros sentidos para conocer correctamente el entorno y aceptar este como real, podemos confiar en proposiciones auto-evidentes.

2)      Si un ser supremamente perfecto, de supremamente perfecta bondad moral, existe, nuestras capacidades cognitivas y nuestros sentidos son confiables para conocer correctamente el entorno y aceptar este como real.

3)      Un ser supremamente perfecto, de supremamente perfecta bondad moral, existe.

4)      Por lo tanto, nuestras capacidades cognitivas y nuestros sentidos son confiables para conocer correctamente el entorno y aceptar este como real.

Ahora, podemos defender las premisas de la siguiente manera:

1)      Aun si no tenemos evidencia para confiar en nuestras capacidades cognitivas y en nuestros sentidos para conocer correctamente el entorno y aceptar este como real, podemos confiar en proposiciones auto-evidentes.

1.1)            Porque dudo, se que pienso, porque pienso, se que existo.

Lo anterior implica que hay cosas que son auto-evidentes, no necesitan ser experimentadas, se evidencian a sí mismas. Son obvias. En este caso, dudar implica pensar y para pensar, hay que existir, por lo tanto, si dudo, es porque pienso, pero si pienso, es porque existo.

2)      Si un ser supremamente perfecto, de supremamente perfecta bondad moral, existe, nuestras capacidades cognitivas y nuestros sentidos son confiables para conocer correctamente el entorno y aceptar este como real.

2.1) Un ser supremamente perfecto no tendría dificultad en crearnos con capacidades cognitivas que funcionen bien y si es perfecto en bondad moral, no nos crearía con capacidades cognitivas y sentidos que nos engañen, pues sería inmoral.

3)      Un ser supremamente perfecto, de supremamente perfecta bondad moral, existe.

Daremos dos argumentos a favor de esta premisa, uno para el ser de supremamente perfecta bondad moral y otro para el ser supremamente perfecto.

Formulación del ser supremamente perfecto:

1) Es posible que un ser supremamente perfecto exista.
2) Si es posible que un ser supremamente perfecto exista, entonces un ser supremamente perfecto existe en un mundo posible.
3) Si un ser supremamente perfecto existe en un mundo posible, entonces existe en todos los mundos posibles.
4) Si un ser supremamente perfecto existe en todos los mundos posibles, entonces existe en el mundo actual.
5) Si un ser supremamente perfecto existe en el mundo actual, entonces un ser supremamente perfecto existe.
6) Por lo tanto, un ser supremamente perfecto existe.

Defensa y explicaciones: https://defensadefe.wordpress.com/2012/03/02/la-perfeccion-en-la-existencia/

Formulación del ser de supremamente perfecta bondad moral:

1)      Si un ser supremamente perfecto existe, este tiene una naturaleza moral supremamente perfecta.
1.1) Evidentemente, así como un ser perfecto debe ser necesario en existencia, un ser perfecto debe tener una senda moral en la cual sea absolutamente perfecto. La neutralidad moral no guía a ninguna perfección, pues la neutralidad en la moral no tiene valor alguno, es nulo.

2)       Un ser supremamente perfecto, el cual tiene una naturaleza moral supremamente perfecta, existe.
2.1) Argumento anterior.

3)       Un ser supremamente perfecto, que posea una naturaleza moral supremamente perfecta, no puede ser supremamente perfecto en maldad.
3.1) Si este ser supremamente perfecto fuera supremamente perfecto en maldad, significaría que por su supremamente perfecta maldad, el iría en contra de sus deberes morales. Los deberes morales de un ser supremamente perfecto en maldad, serian deberes supremamente malvados. Para ir en contra de sus deberes supremamente malvados, debe realizar deberes supremamente bondadosos. De no ir en contra de sus deberes morales, estaría cayendo en neutralidad moral y por tanto, ya no sería supremamente perfecto en moral y por tanto, no sería supremamente perfecto. Un ser supremamente perfecto en maldad que realice actos supremamente bondadosos, no sería supremamente perfecto en maldad. Por lo tanto, un ser supremamente perfecto no puede ser malvado.

4)      Por lo tanto, un ser supremamente perfecto, de naturaleza moral supremamente perfecta, es supremamente perfecto en bondad.

4)      Por lo tanto, nuestras capacidades cognitivas y nuestros sentidos son confiables para conocer correctamente el entorno y aceptar este como real.

Conclusión lógica.

Ahora, esto significa que los teístas si tenemos una razón para confiar en nuestras capacidades y en el entorno y por lo tanto, podemos decir que nuestra fe, se basa en razones, mientras que el ateo tiene que lidiar en la incertidumbre, el relativismo y el nihilismo.

De todos modos, aun si no funcionara la formulación de los teístas a favor de la cognición y los sentidos ¿En que ayudaría eso a los ateos? Los teístas desde siempre hemos clamados tener fe, así que, tener fe en los sentidos y la cognición no haría ninguna diferencia para nosotros, Dios no creo así. Sin embargo ¿Qué hay del ateo? Creo que nunca más deberá volver a decir que:

1)      No se debe creer en algo para lo que no hay evidencia.

2)      La fe es un peligro para la razón y no es suficiente tenerla para clamar la certeza en algo.

Espero este argumento les sea de provecho hermanos.

Que la bendición, la paz y la sabiduría de Dios, este con todas las personas.

(Si deseas ir al indice, pica aqui)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s